Pabellón Eco 2014

Nuestra intervención es una investigación sobre tres líneas:

1. Afectación del espacio con una intervención efímera que dialogue con y modifique la condición existente. Se altera la condición formal del patio a partir de ejes existentes, incorporando ángulos nuevos y relaciones que generan ambientes y escalas distintas; espacios comunales u otros más íntimos. Semicubiertos o abiertos.

2. Construcción con una tectónica que refleje el tema temporal, explorando la conexión con la memoria y reconocimiento de estructuras efímeras con los cuales nos enfrentamos en nuestras ciudades. Una estructura de canales galvanizados, utilizados principalmente en muros de tablaroca, recibe paneles de triplay de 1,22x2,44 metros, modulados para disminuir desperdicio y posibilitar su uso después del ciclo de vida del pabellón. Esta valla en el patio de El Eco es un juego de memoria de materiales y construcciones que hemos (re)conocido en otras condiciones y que tendrán el mismo fin, la temporalidad.

3. Para unir estas pautas se plantea un pabellón participativo que siempre esté en proceso. Si la publicidad en vallas es un reflejo de la sociedad en la que vivimos, el usuario es ahora quien define la pátina e imagen con la cual se enfrenta en el espacio. El pabellón no será el mismo ningún día, estará constantemente en proceso, colectivo y participativo.

Se genera mobiliario modulado en el mismo material de los muros del pabellón y permiten la intervención de los usuarios y personal del museo para adecuarse a diversos programas como: talleres, conferencias, pasarela, proyecciones, teatro y performance. El mobiliario comparte las medidas en planta de la estela amarilla (de ahí su color) siendo 3 bloques midiendo 3,64x0.93 en un sentido y 0.53 en el otro. Estos bloques se puede dividir en 5 elementos que otorgan múltiples opciones de ocupación y acomodo en el espacio, sumando que uno de los bloques originales tiene de altura 70 cms, dando variaciones también en sentido vertical. El usuario definirá el pabellón, siendo activo en su configuración y resultado final.

Reconociendo a Goeritz y la circulación del pasillo de acceso del museo que genera misterio y sorpresa al encontrarnos con el patio, se genera una extensión de este hecho; el pabellón no se muestra, se descubre. Desde la calle y el parque el pabellón aparece sutilmente, en diálogo y secuencia de alturas con el muro que delimita el patio con el exterior. Se muestra desde antes de entrar al museo el tema tectónico, evocando a la memoria de las vallas que aparecen en la ciudad, en un Eco en un proceso constante de construcción de ideas.

 

 

 

Proyecto: Federico Campos, Oscar Chávez

Colaboradores: Ariana de la Garza, Mariana Enríquez, Maria Isabel González, Karla Ollivier

Fotografía: Pavel Rentería

Fecha de Proyecto: Febrero 2014

Ubicación: Ciudad de México

Concurso convocado por el Museo Experimental El Eco / UNAM

Coordinación: Buró-Buró