Les Bouroullec, entre las nubes

En el espacio central de la exposición retrospectiva de los hermanos Bouroullec en el Musée des Arts décoratifs en París hay una pieza dañada. No se trata de una silla o mesa sino de una loseta quebrada. El piso es parte de la exposición, loseta cerámica Pico de 60 por 120 cms (producida por Mutina) con textura de puntos remetidos. Un acabado casi terso y que conforma el piso igual que los volúmenes rectangulares donde se postran algunos de sus objetos más icónicos.

La exposición de 1,000 m2 de Ronan (1971) y Erwan (1976) Bouroullec se arma en un ala del museo, con 3 naves: una central que tiene una bóveda textil habitable, una segunda sala adjunta que da hacia las Tuileries que contiene mobiliario de oficinas, escuela y dibujos. Un tercer espacio, que da hacia Rue de Rivoli, muestra una secuencia de ambientes/montajes de sus diseños en diálogo entre si, con maquetas, fotografías y cuadernos.

Al espacio central se genera una boveda textil, arquitectónica. Se trata de un par de elementos en tensión: una pantalla de doce metros de alto conformada de las nubes Cloud de poliestireno (Cappellini) y al fondo deClouds textiles (Kvadrat). Intermedio, en paralelo y perpendicular, aparecen otros productos de tratan en gran medida del hilo conductor de su obra: la personalización como metodo para alejarse del autoritarismo del diseñador. Digamos que ponen las reglas básicas y el usuario define. 

En el segundo espacio aparecen sus bocetos, que en su mayoría son los mismos que se exhiben al mismo tiempo en el MUAC en Ciudad de Mexico en la exposición Album; en Paris dichos dibujos se encuentran enmarcados en un Corian blanco pristino. Pero lo principal es la posibilidad de interacción con los productos. Jugar con el sistema Joyn o leer en los modulares Cork (ambos para Vitra) o Sofas Alcove. Probar la cortina Ready Made (Kvadrat). Una serie de videos culmina el cuarto, que se pueden observar en sillas de madera realizadas para la Universidad de Copenhagen.

En el tercer cuarto los bocetos y fotografías de procesos se presentan en marcos de madera. Llama la atención una fotografía de Rolf Fehlbaum donde prueba un prototipo de los hermanos franceses. En el texto de la exposición, que es lo primero que nos recibe, se menciona el impulso a los Bouroullec por parte de Giulio Cappellini al involucrarlos con la colección Hole a procesos industriales. Para la carrera de los hermanos franceses las figuras de Cappellini y Fehlbaum ha sido sumamente importante y esto se reconoce en el montaje de la exposición realizada por los mismos diseñadores.

Volviendo al espacio central, la pieza quebrada no es un problema. Representa, sin querer, ideales de los hermanos: valor como pieza individual, modulación, repetición hasta una escala arquitectónica y cualidad táctil; incitación a la personalización. La pieza es el todo y el todo es divisibleDesde un objeto unico a una secuencia que genera espacio arquitectónico con un solo modulo.

Llama la atención una retrospectiva de los 15 años de trabajo de esta prolifera pareja de jóvenes diseñadores. Con las exposiciones recientes Album y Bivouac, itinerantes y casi simultáneas, Momentané es un reflejo de su inmensa popularidad y aceptación entre la crítica. Más como un imán para la demanda cultural que como una necesidad curatorial. Digamos, una evidencia de 15 años de carrera de los Bouroullec entre las nubes. 

 

Federico Campos, 2013 / Este texto aparece originalmente en la versión web de la revista Código

"...la pieza quebrada no es un problema. Representa, sin querer, ideales de los hermanos: valor como pieza individual, modulación, repetición hasta una escala arquitectónica y cualidad táctil; incitación a la personalización. La pieza es el todo y el todo es divisible."